Reseña Histórica.

 

El Colegio El Pinar es la realización de un sueño de infancia cumplido en la edad adulta por la Licenciada Bárbara Kayna Guerrero. Cuando era pequeña soñó con niños jugando con crayolas, tableros, cuadernos y loncheras, lo que determinó una vocación temprana como educadora, que cristalizó en su formación profesional como maestra y pedagoga.

En el ejercicio de su profesión, se encontró con niños que por sus características requieren una pedagogía diferente, más basada en el afecto que en la academia; más basada en la estimulación de las potencialidades de los niños que en la exigencia de resultados; más centrada en las fortalezas que en las debilidades, es así que con estos elementos conceptuales nace El Pinar en 1984.

En ese entonces, su primer nombre fue el de Centro Psicopedagógico ‘Los Sauces’, que evolucionó hacia su nombre actual Colegio El Pinar el 19 de Febrero de 1991.

Esta transición se da cuando se deja de enfocar el trabajo a niños y jóvenes con dificultades de aprendizaje y se concibe a cada uno de los menores como una persona capaz de desarrollar su proceso educativo regularmente, apoyándose en sus potencialidades por lo que vislumbra un futuro hacia la formación de jóvenes bachilleres competentes académica  y socialmente.

Hoy contamos en la sede propia con aulas de preescolar (pre-jardín, jardín y transición) para niños a partir de los tres años de edad y salones adecuados para los grados de 1º a 5º de primaria y de 6° de bachillerato hasta grado 11º. También contamos un aula para niños con necesidades especiales.

Complementando las aulas, se dispone de una moderna sala de sistemas con conexión a Internet, el laboratorio de ciencias naturales, el salón de música, la biblioteca, el aula múltiple con dotaciones audiovisuales tecnológicamente actualizadas, las canchas deportivas de fútbol, voleibol, baloncesto y tenis, la cafetería, el coliseo, la piscina y en fin las zonas de servicios y oficinas que albergan a todo el equipo físico y humano que trabaja día a día por el desarrollo del proyecto Pinarino. 

Durante estos 34 años no sólo hemos construido un Colegio con sede propia, sino que hemos construido un proyecto educativo Pinarino, con una visión en la educación personalizada y en la atención a las necesidades y expectativas de los niños; hemos crecido y nos hemos convertido en una gran familia Pinarina; y lo más importante hemos comprobado que los sueños de los pequeños se cumplen con: persistencia, compromiso, responsabilidad, amor y esfuerzo.

Buscando siempre el mejoramiento continuo de la calidad en el servicio educativo prestado, el Colegio El Pinar mejoró todos sus procesos en el ofrecimiento de una educación de calidad y hoy día mantiene un sistema que busca la satisfacción de la comunidad con la Educación que se imparte en el Colegio y el mejoramiento hacia un nivel de excelencia académica.

En el presente año escolar, el Colegio realizó cambios en su naturaleza jurídica pasando ser una persona natural a una persona jurídica denominada:

ORGANIZACIÓN PARA LA FORMACIÓN INTEGRAL

EL PINAR SAS